Imagen: www.lavanguardia.com

Por JUAN GARCÍA CASELLES / La vicepresidenta Dª Soraya Santamaría ofrece datos irreales sobre el fraude en el desempleo. Habla de 520.000 fraudes pero la enorme mayoría son problemas administrativos. Los datos de Empleo contradicen a la vicepresidenta: en lo que llevamos de 2013, sólo 60.000 beneficiarios perdieron la prestación; y de ellos únicamente 5.833 cobraban el paro y trabajaban en negro.

Si echamos cuentas, vemos que los currantes defraudadores (según la vice) representan algo así como el 8,86 por ciento de los parados (6.000.000), pero según los datos de Empleo son solo el 1 por ciento y los abusantes de verdad sólo el 0,097 por ciento. Y esto significa que los trabajadores españoles son en general honrados, aunque sabemos (y entendemos) que hay muchos más en la práctica que andan trapicheando, pero los que los juzgan (y condenan) ignoran deliberadamente que la extrema necesidad ha sido, desde siempre, una eximente de responsabilidad penal y moral.

Por otro lado parece que sería necesario averiguar para qué empresario trabajaban y cuál es la responsabilidad de quien contrata a alguien por dos duros sin darle de alta.

Bueno, y siguiendo por el mismo camino, pues ahora nos gustaría que nuestra señora vice hiciera el cálculo no solo de los empresarios que contratan a gente sin darle de alta, o poniendo en el contrato muchas menos horas de las que luego se hacen, sino que también a todos aquellos que, en general, cometen fraude contra la Seguridad Social o contra Hacienda.

Le apuesto mil a uno a que el porcentaje de empresarios defraudadores le sale más alto que el de los currantes. Y hasta podría apostar a que sale superior al 50 por ciento.

Y no es que yo diga que todos los empresarios son defraudadores y sinvergüenzas, nada de eso, lo que sí digo es que, visto lo visto, vistas las leyes y visto el personal que nos gobierna, si yo fuera algo más sinvergüenza de lo que soy, me metería a emprendedor.

Por lo demás, bien claro queda a qué intereses, que no son los de los españoles en general, sirve nuestra excelentísima vice.

Tagged with: