La propuesta ha partido del PSRM-PSOE y expresa el deseo de reconocer su trayectoria como educador de jóvenes en la JOC, en el SANJE y en la práctica del psicoanálisis 

 

Pedro Sánchez González

Pedro Sánchez González

Por REDACCIÓN / La HOAC de Murcia se ha sumado a la petición del Grupo Parlamentario del PSRM-PSOE en la Asamblea Regional para que la Comunidad Autónoma conceda una distinción al que fuera consiliario de la Juventud Obrera Cristiana (JOC) y psicoanalista, Pedro Sánchez González. En la petición dirigida a la Consejería de Presidencia de la Región de Murcia, con motivo de la próxima celebración del Día de la Región el 9 de junio, se destaca la trayectoria personal, social y humana de este conocido educador de varias generaciones de jóvenes, desde su compromiso en los movimientos apostólicos de la Acción Católica, y posteriormente en ámbitos del psicoanálisis y numerosas plataformas sociales y políticas.

El expediente al que se ha sumado la presidenta diocesana de la HOAC, Rosa Mª Francés, en nombre de todo el movimiento apostólico que ha sentido tan cercano a Pedro Sánchez González, se ampara en el Decreto 25/1990, de 3 de mayo el cual desarrolla la Ley 7/1985, de 8-11-1985, de Honores, Condecoraciones y Distintivos de la Comunidad, al considerar que concurren en él méritos, cualidades y circunstancias suficientes para merecer tal distinción.

Pedro Sánchez nació en Alhama de Murcia en el año  1931. Psicoanalista y educador, hijo de Pepe ‘el Santero’, un modesto agricultor, y de Gertrudis, que falleció siendo Pedro un niño, fue ordenado sacerdote, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado.

Formó parte destacada de la vanguardia de una nueva generación de jóvenes sacerdotes y seglares que a través de la JOC (Juventud Obrera Cristiana) y de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), con su palabra, su testimonio y su acción intentaron cambiar una Iglesia anclada en el nacional-catolicismo; por una Iglesia comprometida con los más necesitados, que fuera vehículo de reconciliación, que defendiera la libertad y los derechos democráticos.

La irrupción de esta nueva corriente religiosa, cargada de un profundo espíritu reivindicativo de solidaridad y justicia social, tuvo una notoria influencia, en toda España, que ya se hizo notar, en tierras murcianas, en las tempranas huelgas de 1962. Hace más de 50 años.

Con los aires renovadores del Vaticano II, Pedro Sánchez fue nombrado consiliario diocesano de la JOC por el obispo D. Miguel Roca. Desde esa posición, su incansable labor educativa contribuyó, aún más, a que a nivel regional, una nueva generación de jóvenes trabajadoras y trabajadores, fueran participando progresiva y activamente, tanto en la denuncia y reivindicación de los problemas de la clase obrera murciana, como en la reconstrucción del nuevo movimiento obrero regional, a finales de los sesenta y principios de los setenta.

En Murcia, Cartagena y la Sierra Minera, Lorca, Yecla, Molina de Segura, Mazarrón, Bullas, Águilas, La Unión, etc. la JOC se extiende y se hace notar. El Manifiesto de la JOC sobre la situación de los trabajadores de la conserva, en 1968, asumido y convertido en Carta Pastoral por el Obispo Roca, constituyó el primer conflicto público, entre aquella iglesia renovadora y las instituciones provinciales del Régimen franquista, en Murcia.

En 1975, Pedro se secularizó y se casó con Amparo González Yagüe. No obstante ello, junto a otros sacerdotes secularizados, siguió participando activamente en el Movimiento por el Celibato Opcional (MOCEOP), asistiendo como delegado en el Congreso que se celebró en agosto de 1993, en Madrid

En este nuevo período de su vida, su vocación educativa y su preocupación por la persona humana, le llevó a ser profesor y jefe de Estudios de la Escuela Profesional San Jerónimo (SANJE) en Alcantarilla, la experiencia docente, social y pedagógica, más importante llevada a cabo aquellos años en nuestra Región.

Se licenció en Psicología, en 1980, discípulo de Lacan, desde entonces, promovió a nivel clínico, asistencial, cultural y académico el psicoanálisis, a través la organización de numerosas conferencias y Master, y especialmente del Foro de Psicoanalistas de la Región de Murcia. El Colegio Oficial de Psicólogos de Ia Región de Murcia, en noviembre de 2011, le hizo un especial reconocimiento de su innovadora y extensa vida profesional.

Una vez más, dejó tras de sí una nueva generación de hombres y de mujeres, esta vez profesionales del psicoanálisis, que continuarán la labor terapéutica, social y humanitaria que caracterizó a Pedro durante toda su vida. Nunca ocupó cargos politicos de relevancia, pero militó activamente en la USO, la UGT y el PSRM-PSOE. Y mientras pudo mantenerse en pie, acudió y secundó cualquier acto, manifestación o actuación en pro de los derechos sociales y la defensa de los más desfavorecidos.

Siempre estuvo muy unido a su tierra y su pueblo, Alhama. Hijo de agricultor, hasta donde podía, seguía cultivando con sus propias manos, los parrales, los naranjos, la huerta, etc. Sin olvidar, el compromiso social con sus paisanos, que le agradecieron su labor, en un homenaje que el Ayuntamiento y el pueblo de Alhama, le brindó el pasado mes de diciembre.

Sin él, es evidente que la vida de muchos murcianos y murcianas hubiera sido distinta.

Centenares de hombres y mujeres que Io conocieron y trataron: amigos; cuadros y militantes de la izquierda y del resto del espectro político; alumnos de SANJE; jóvenes psicoanalistas; pacientes a los que curó; y multitud de personas a las ayudó, pueden dar testimonio de ello. Murió el pasado día 11 de enero, en Murcia, a los 82 años de edad.

Educador, psicoanalista reconocido, más allá de los limites regionales, amigo entrañable de sus amigos, compañero infatigable de las luchas por los derechos de los más desfavorecidos, y sin duda, un Maestro de Valores y una referencia a seguir. No es fácil, ni común, que una sola vida deje una huella tan profunda entre tanta gente, tan diversa y en ámbitos tan distintos.

Tagged with: