2PascuaCNo hay cristianismo sin experiencia mística; es decir, sin vivir la fe cristiana como encuentro personal y comunitario con el misterio inagotable que es Dios, ternura infinita. Solo un encuentro de amor puede ser punto de partida para un apasionamiento incondicional por la causa de Dios. Somos hijos e hijas del Dios de los encuentros, del Dios que busca encontrarnos, para mirarnos con ternura y darnos su Paz. Solo en el encuentro con Él y con los hermanos y hermanas podemos reconocerle a Él y reconocernos a nosotros en nuestra verdad.

Aquí puedes descargar el material ORAR EN EL MUNDO OBRERO 2º de Pascua 2016

Tagged with: