HOAC, Cáritas, Acción Católica General, Pastoral Obrera y Salesianos Cooperadores, entre otros, reclamaron el sábado en la Glorieta el Trabajo Decente y participaron en una Eucaristía en la Catedral presidida por el Obispo 
Por REDACCIÓN / «No hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo». «El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima de la persona». Con estas palabras del papa Francisco sobre el trabajo y su centralidad para la vida de las personas varias organizaciones eclesiales de la Diócesis de Cartagena se sumaron ayer sábado por la tarde a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, dentro de la campaña #Iglesiaporeltrabajodecente, con un Gesto Público celebrado en la Glorieta de España (junto al Ayuntamiento) y, posteriormente, en una Eucaristía presidida en la Catedral por el obispo Monseñor José Lorca Planes.

Un momento de la celebración de la Eucaristía por el trabajo decente.

El propio Obispo recordó en su homilía las palabras de la Doctrina Social de la Iglesia que señalan que el trabajo es medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Mediante el trabajo construimos la vida social y política y contribuimos al Plan de Dios para la humanidad. Por tanto, si falta el trabajo, la dignidad humana está herida.

Militantes de HOAC, Acción Católica General (ACG), Cáritas, Pastoral Obrera o Salesianos Cooperadores, entre otros movimientos e instituciones eclesiales presentes ayer en los actos celebrados en Murcia, destacaron que “es, por tanto, ineludible poner en primera línea de las agendas de nuestras organizaciones la necesidad de un trabajo decente para todas las personas. Debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales y en nuestras agendas personales. Y también en las propuestas de nuestra Iglesia”.

En los carteles se recordaban los Objetivos del Milenio, de Naciones Unidas.

L​os participantes en el Gesto Público distribuyeron entre los ciudadanos que se acercaron a la Glorieta más de 500 folletos en los que se recordaba indicaba que en España, en Europa y en todo el mundo, el acceso a un trabajo decente debe ser una meta prioritaria de las políticas públicas y de las organizaciones sociales, empresariales y sindicales. También repartieron unas pulseras que reclamaban el Trabajo Decente.

En la reflexión que aparecía en el folleto se indicaba que “es necesaria la articulación de políticas en España, en la Unión Europea y en el ámbito de Naciones Unidas de cara a la consecución de este objetivo. Es urgente la formulación y puesta en práctica de un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo internacionales, junto con unas condiciones de ayuda y unas políticas económicas. España no es ajena a la creciente injusticia social, a la creciente desigualdad y a tasas de desempleo muy superiores a la media europea”.

Participantes en la Eucaristía celebrada en la Catedral.

Finalmente, los grupos eclesiales convocantes  del acto indicaron que “nos comprometemos a trabajar con las distintas organizaciones que promueven el trabajo decente, apoyando y difundiendo eventos relacionados con la defensa del trabajo decente en España y en el mundo. Y visibilizando y denunciando en los diferentes medios de comunicación la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la pérdida de derechos laborales y sociales que esto supone”.

 

 


Más información: