El Congreso de los Diputados, con sólo el apoyo del PP, revalidó el Real Decreto que limita las prestaciones sanitarias a las personas inmigrantes

Convivir sin racismo de Murcia y otras catorce organizaciones sociales iniciaron el pasado lunes 14 de mayo la campaña “Sanidad para Todos”, para pedir a los diputados y diputadas que votaran en contra de la aprobación de la reforma sanitaria en la sesión que  celebró ayer el Congreso. En pocos días han conseguido el apoyo de 180 entidades sociales, somos unas 50.000 las personas que hemos visitado la página Web sanidadparatodos.org y unas 21.000 las que hemos firmado la carta a los diputados…  Pero no hemos conseguido que los sólidos argumentos ofrecidos por diversas voces hayan tenido el eco suficiente en el Congreso de los Diputados que convalidó ayer tarde el Real Decreto-Ley 16/2012 que, entre otros disparates, retira a los inmigrantes en situación irregular la tarjeta sanitaria a partir del próximo 1 de septiembre, de forma que solo serán atendidos en urgencias por enfermedad grave o accidente. Sin embargo, es importante señalar que el Gobierno no ha conseguido apoyos en ninguno de los restantes grupos parlamentarios, salvo el suyo propio, el del Partido Popular.

Estas medidas traen consigo una vulneración del principio de equidad que guiaba hasta el momento las políticas de sanidad de este país, dividen a la sociedad en ciudadanos de plenos derechos y no ciudadanos o ciudadanos sin derechos y, en la práctica, provocarán el colapso de las zonas de urgencias de los hospitales españoles aumentando, paradójicamente, los costes en la atención sanitaria.

Para Convivir Sin Racismo recurrir a la prioridad nacional y convertir la sanidad en caridad son síntomas de una sociedad enferma. Los argumentos esgrimidos por el gobierno para negar la sanidad al colectivo inmigrante en situación irregular, además de ser falsos, están incubando el virus del populismo y la xenofobia. Anteponer los intereses de la crisis económica a la salud de las personas no es sano. Dejar sin cobertura sanitaria a los inmigrantes irregulares no soluciona nada; es peor el remedio que la enfermedad.

Las organizaciones y entidades reunidas para esta campaña vamos a seguir apostando por un sistema de atención sanitario universal y gratuito, de acceso normalizado para todas aquellas personas con vecindad en nuestro país y gestionado por la Administración pública. Convivir sin racismo en Murcia se ha unido a la plataforma “Red Ciudadana por la Salud”, una alianza de ciudadanos, asociaciones civiles y profesionales que compartimos los valores que defienden una asistencia sanitaria pública, equitativa y transparente. Y vamos a continuar proponiendo alternativas viables a las actuales políticas centradas en penalizar a los más expuestos a la enfermedad y en discriminar a los más débiles.

Primero les prohibimos la entrada, luego les impedimos trabajar y ahora les negamos el acceso a la sanidad, hoy les toca a los inmigrantes, ¿y mañana?…

El acceso a la sanidad es una cuestión de Derechos Humanos.