Por JUAN GARCÍA CASELLES / Montoro insiste: “No hay dinero en las arcas públicas para pagar servicios”. Pues ¿qué se creían, que el dinero manaba del Guadarrama? Hasta el más tonto sabe que en este país que llaman España los únicos que pagan impuestos, tanto directos como indirectos, son los trabajadores. Y si a los trabajadores les reduces el salario o el sueldo, según los casos, no solo pagan menos por el IRPF, sino que, como gastan menos, también pagan menos por el IVA, con lo que la recaudación baja como la espuma de la cerveza en una terraza veraniega.Ya dijo el jefe, el Rajoy de nuestros pecados, que si no hay dinero no hay más remedio que reducir los gastos, dando por supuesto que los ingresos vía impuestos no pueden subir, sobre todo los impuestos que podrían gravar a las Sicav, a las grandes fortunas, a las rentas del capital, etc. que, por lo visto, son aplicables en Francia, pero que en España no funcionan, ellos sabrán el porqué.

Así que estamos llegando a donde veíamos que inevitablemente llegaríamos. Si te dedicas a hundir la economía para joder al personal currante, es seguro que al final se consiguen ambas cosas, joder a los pobres y cargarte la economía. Sabiendo también que esto no nos saca de la crisis porque la tal crisis del euro jamás existió.

Inevitablemente, hundir el nivel de vida de los trabajadores lleva consigo el hundimiento de muchas empresas, que cada vez ganan menos dinero. Mientras los bancos alemanes se frotan las manos contentos porque van a cobrar un dinero que le prestaron sin ton ni son a otros bancos (los españoles) que resultó que no podían devolverlo (cuando saben perfectamente que un banco jamás debe prestar dinero a quien no puede devolverlo y, también que, si se presta, el riesgo de no cobrar lo tiene el que da el dinero sin garantías), los capitalistas españoles irán viendo como sus negocios van de mal en peor. ¿O acaso creen que porque haya libertad de horarios va a aumentar el consumo si la mayoría de los consumidores ni pueden ni quieren gastar un céntimo?

Con todo el rollo del euro resulta que para salvar a unos usureros (alemanes, españoles, americanos, ingleses, tanto da) es necesario que el estado garantice la devolución de un dinero mal invertido y que, además, la solución no sea una quita, o una quiebra, sino que paguemos los demás los fallos de los afiliados a la CEOE y demás burguesía mundial, por lo que, con esta loca política, terminan por cargarse las empresas de los mismos que los auparon al poder con sus perrillas y sus influencias. A estas alturas es de suponer que algunos de la patronal empiecen a decir que hasta aquí hemos llegado.

Eso sí, los del PP dijeron y pregonaron que en cuanto ellos llegaran al poder todo estaría solucionado, con las mismas garantías con las que dicen ahora que sus recortes sirven para crear empleo, cuando hasta los tontos de mi pueblo saben que su efecto es justo el contrario, el de incrementar el paro.

Y es que ya me lo contaron hace tiempo. En la Edad Media, los aristócratas destinaban el hijo mayor a regir la herencia, el segundo a la milicia y el tercero a la Iglesia. Bueno, pues ahora los burgueses dedican los hijos listos a los negocios y los tontos a la política.

Así nos va.

P.S.: En todo caso, no os asustéis, que esto de los recortes y las quiebras no debe tener importancia, porque los obispos, que ya sabéis como se cabrean por un quítame á ese condón, siguen sin decir ni pío.

Tagged with: