Por HOAC DIÓCESIS DE CARTAGENA | Navidad es un hecho de amor, de tanto amor que nos desborda por entero. Porque tanto nos amó Dios que envió a su propio Hijo. Navidad es fiesta de gozo y salvación, porque Dios está con nosotros, se ha hecho uno de nosotros, para siempre. Navidad es un hecho de amor que culmina con la muerte en cruz de aquel cuyo nacimiento celebramos. Sin esta constatación el creyente enmudece o deserta y otros orquestan la fiesta.

Pero es cierto que la Navidad no la trivializa ni pervierte tanto el mercado ni la increencia, sino más bien la falta de sintonía con ella de los que nos decimos creyentes. Y, sin embargo, no podemos dejarnos robar la causa de esta alegría y de esta esperanza, que lo son para todo el pueblo.

Por eso desde la HOAC, un año más, queremos compartir la alegría por su nacimiento y reafirmar nuestra esperanza puesta en aquel que nació, pobre entre los pobres, en Belén. En los últimos meses hay una circunstancia que parece condicionarlo todo. Una pandemia mundial nos ha hecho experimentar la vulnerabilidad del ser humano, a pesar del orgullo de nuestra ciencia, organización y poderío.

Y es cierto que muchas personas viven esa circunstancia con preocupación y desconcierto. Por eso no queremos sustraernos a esta situación de incertidumbre con una pose elitista que relativiza los miedos, la debilidad y vulnerabilidad que la pandemia hace aflorar. Al contrario, lo que queremos es encarar y vivir esta situación en solidaridad con quienes más la sufren y buscando la clave precisamente en un Dios que llega a nosotros con la debilidad de un recién nacido.

Quizá esa nueva conciencia de la vulnerabilidad y debilidad compartidas nos esté ofreciendo una posibilidad de encontrarnos con el Dios que comparte la condición humana, que se hace hombre entre los hombres, necesitado de protección entre los agredidos, pobre entre los pobres.

No queremos ignorar la pandemia, pero tampoco queremos dejar de tener presentes pandemias mucho más crónicas y que reclaman conciencia y esfuerzos no menos comprometidos en su erradicación.

  • Pandemia del paro
  • Pandemia de condiciones laborales injustas
  • Pandemia de las guerras
  • Pandemia del Individualismo e insolidaridad
  • Pandemia del consumismo
  • Pandemia de la trata de personas
  • Pandemia del deterioro de la democracia
  • Pandemia de la falta de participación política
  • Pandemia del rechazo al refugiado
  • Pandemia de la feminización de la exclusión
  • Pandemia del maltrato
  • Pandemia de…

¿Y si esta Navidad del 2020 trajese un guiño de Dios para nosotros? ¿Y si fuese una oportunidad de vivir el misterio del nacimiento de Cristo de otra manera?

Porque es posible rescatar esta fiesta de los escombros de las navidades. ¡Claro que otra Navidad es posible! ¡Vamos a intentar encontrarla y celebrarla!

Tagged with: